El patito feo

EL PATITO FEO

Conoce el famoso cuento de El patito feo

En este cuento de El patito feo aprenderemos que debemos que tratar a todos por igual sin importar el como sean.

Personajes: mamá pato, patito feo hermanos patos cisnes

Era verano y como cada año la pata Cua- Cua está por empollar, sus amigos de la granja estaban ansiosos por conocer a esos patitos, ya que siempre eran muy simpáticos y muy tiernos al nacer.

Llegó el día en que los huevos comenzaron a romperse, todos los animalitos de aquella granja se acercaron  al nido para ver cómo iban saliendo del uno del cascarón.

  • Salió el primero y mamá para y sus amigos gritaron de la emoción, así día unos uno hasta que llegaron a romperse seis huevos, todos muy emocionados felicitaron a mamá para por tan hermosos patos que tenia.

Pero nadie se dio cuenta de que faltaba un huevo que era demasiado grande al lado de los que ya se habían roto.

Cuando por fin se dieron cuenta todos lo empezaron a observar hasta los patitos recién nacidos, aquel huevo no daba señales de quererse romper, cuando de pronto se escucho que comenzó a tronar ¡croach, croach!.

Los ojos de todos en ese momento se quedaron fijos el aquel huevo el cual cada vez se escuchaba más fuerte  cuando de repente ¡Sorpresa!

EL PATITO FEO

Salió un pato más grande que sus hermanos, pero que creen mucho más feo y desagradable  que los que ya estaban.

Mamá pata al darse cuenta que esa pato era muy feo lo aventó hacia tras de su cola para que nadie lo viera, y siguió presumiendo y admirando a sus otros seis patitos que para ella eran los más bonitos.

Sus amigos casa vez se acercaban más y solo se escucha que decían ¡Hay mamá pata cua- cua!  Cómo siempre casa año teniendo patitos hermosos.

La mamá para hacia un pequeña reverencia dando las gracias por los cumplidos que le hacían a su patitos.

Al patito que dejó a tras comenzó a sentirse triste ya que nadie lo veía ni se le acercaba   mamá, así pasaron los días y ese  patito seguí creciendo muy rápido, pero era muy flaco y un poco torpe.

Cada que intentaba acercarse a su mamá, ella lo aventaba con sus alas, pues le daba mucha vergüenza que la vieran cerca de un pato tan feo.

Poco a poco El patito feo se dio cuenta de que nadie se le acercaba y eso le causaba tanta tristeza que siempre estaba detrás de un árbol llorando.

 Un día decidió acercarse al estanque a jugar con sus hermanos, estos lo molestaron haciéndole burla de su apariencia y haciéndole maldades.

Le decían  “no te nos acerques eres ¡Feo! Y muy torpe para todo”.

El pobre patito se ponía a llorar mientras que sus hermanos le aventaban agua, el se dio cuenta que en aquella granja nadie lo quería.

EL PATITO FEO

Así  que un día decidió escapar de ahí al amanecer se escapó, llegó a otra granja en la cual una señora lo agarro y comenzó a alimentarlo, pero lo seguían tratando mal por lo que una vez más escapó.

El patito feo recorrió más granjas pero en ninguna encajaba ya que le decían que para ser un pato era muy feo,así paso el tiempo y llegó el invierno.

Con el el frío El patito feo casi moría pues tenía que buscar la comida entre la nieve, y se tenía que cubrir de los cazadores que andaban por su caminó.

Un día llegó la primavera y aquel patito feo decido seguir caminando, de pronto llegó a un estanque en el cual se estaban bañando hermosas aves.

Él les preguntó que si podía entrar al estanque a bañarse ya que se sentía muy sucio pues desde hace mucho no veía un estanque, aquellas aves que eran tan amables le dijieron que si por qué era una ave más de su familia.

El patito feo como ya se había acostumbrado a la burla de todos les dijo que si querían no se les acercaba mucho que solo se daría un chapuzón y se alejaría.

Sabía que era feo y torpe y por eso nadie quería estar junto a él; aquellas aves hermosas le respondieron que no se estaba burlando de el.

Que se acercará al estanque y viera su reflejo para que viera que era un hermoso cisne al igual que ellos.

El patito feo decidió introducirse al estanque pero se mantuvo con los ojos cerrados por unos minutos en ese momento recordó como todos le decían que era feo, pero por fin abril sus ojos miro su reflejo y cual fue su sorpresa que era …

Un gran cisne el más bonito de los que estaban en ese estanque, durante el invierno su plumaje se torno de color blanco y muy abundante, su pico era amarillo y muy hermoso.

Sus alas eran tan grandes que al extenderlas no cambia en aquel estanque, al darse cuenta de lo hermoso que era en ese momento decidió ya no buscar más y quedarse al lado de los demás cisnes exclamando

EL PATITO FEO

¡Siempre he sido muy hermoso!

Solo que mi mamá no supo apreciar mi forma de ser tan diferente Y así El patito feo que ahora era un hermoso cisne vivió feliz para siempre.

Te dejo estos enlaces para que sigas leyendo más cuentos:

Leave a Reply