El Sastresillo Valiente

El Sastresillo Valiente

Conoce el cuento El Sastresillo Valiente

Hoy te contaré el cuento El Sastresillo Valiente, una hermosa historia clásica que nos enseña que si confiamos en nosotros mismos, podemos hacer muchas cosas.

Personajes: el sastresillo, dos ogros, un rey, guerreros gigantes

 Una mañana de primavera juntos una venta que le daba todo el resplandor del sol, se encontraban un viejo sastresillo el cual cosía muy alegre aquel pantalón que tenía en sus manos.

En ese momento se escuchaba a lo lejos una niña que gritaba ¡ Mermeladas, mermeladas!

Aquel sastresillo asomaba su cabeza por la ventana, pues no la veía, la niña siguió gritando hasta que se fue acercando al lugar donde estaba el sastresillo.

Cuando el la vió le pidió que subiera hasta donde estaba él prometiéndole que si subía le compraría todas las mermeladas que llevaba en su canasta.

La niña toda emocionada subió las escaleras de madera las cuales estaban en muy mal estado; al llegar a la puerta el sastresillo ya la estaba esperando.

Ella bajo su canasta de su cabeza y comenzó a sacar los frascos de mermelada para contárselos al señor y decirle cuánto le tenía que pagar.

Pero el sastresillo comenzó a abrir los frascos y oliendo cada uno de ellos decidió que no le iba a comprarle todos así que la niña muy triste empezó a guardar todos sus frasco.

El sastresillo solo se quedó con dos mermeladas, la niña bajo por aquellas escaleras viejos y llorando siguió  su camino.

El sastresillo exclamó “Que dios me bendiga al comer está mermelada que me dé salud y fuerza para seguir trabajando”. En seguida saco un pan de su alacena unto mermelada le dio un mordía y siguió trabajando.

El olor de aquella mermelada era tan rico que poco a poco se fue impregnado todo el taller y el sastresillo muy contento con el aroma cocina casa vez mejor.

El olor ya salía de aquel taller por lo que a las abejas comenzaron a seguir el olor hasta llegar al taller del sastresillo.

Ellos empezaron a buscar donde estaba ese delicioso olor, hasta que encontraron el pan lleno de mermelada, no lo pensaron más y se fueron a parar en el.

Te dejo estos enlaces para que leas más cuentos infantiles:

El sastresillo al darse cuenta comienzo a espantarlas y a gritar, “¡pero quién las invito a ustedes!” Ese pan es mío aléjense de el, pero las abejas no entendían su idioma.

Ellas siguieron aquí hasta que el sastresillo enojado tomo un pedazo de tela que tenía tirado y empezó a moverlo en forma circula por todo su taller; de repente vio a varias abejas juntas y les dio un traspaso.

En ese momento cayeron siete abejeas al suelo, el sastresillo muy contento tomo ese pedazo de tela, le cosió la orilla con una pintada muy elegante y en medio borrado siete letras.

Después de eso pensó que todo el pueblo tenía que saber que el había Sido muy valiente, así que tomo aquella cita que había echo se la puso como cinturón.

Pero no sabía que más llevarse así que busco en su refri y solo encontró un queso el cual guardo en su bolsa derecho y al salir se encontró con un indefenso pajarito que está atorado en su árbol.

El Sastresillo Valiente

Así que lo tomo y lo guardo en su bolsa; en su otra bolsa llevaba el frasco de mermelada y a las siete abejas que había matado.

Después de eso se dispuso a bajar sus escaleras y muy valiente comenzó a caminar hacia el  pueblo aquel sastresillo aunque ya era viejo era muy ágil no dudo en apresurar su paso para llegar más rápido.

El iba tan contento que no se dio cuenta cuando tomo el camino hacia la montaña y cuando llegó a lo alto de ella se dio cuenta que había un hombre ahí sentado como admirando todo lo que desde ahí se veía.

Así que muy contento él se acercó diciéndole: “Buen día amigo estás admirando el mundo , acaso ¿quieres caminar conmigo? voy en busca de  fortuna”.

Aquel hombre enojado le dijo “¡Alejate de mi vista enano!”

El sastresillo al escuchar eso le mostró su cinturón que había echo el cual decía “siete de un golpe”, el hombre al Leer eso le tuvo un poco de respeto ya que pensaba que habían sido siete hombres.

Pero le puso una prueba el tomo una piedra la cual exprimió y le saco una gota de agua, le pidió al sastresillo que hiciera lo mismo, el sastresillo muy astuto metió la mano a su bolsillo busco el queso y exprimió aquella piedra.

Y cual fue la sorpresa del aquel hombre que lo puso a prueba el sastresillo saco más de dos gotas de aquella piedra diciéndole al hombre que eso era para el un juego de niños.

Aquel hombre todo asombrado tomo otra piedra la cual aventó hacia arriba hasta que se perdió en el aire pero después cayó al suelo, entonces le dijo al sastresillo ahora has lo mismo.

Dudo que puedas ya que era muy pequeño y no creo lo puedas hacer, el sastresillo se agachó tomo una piedra y metió  su mano a su bolsillo y tomo el pájaro que traía en ella, alzo su mano y aventó.

El pajarillo todo contento comenzó a tomar vuelo al sentirse libre y se perdió en el cielo. Al ver esto el sastresillo le pregunta “¿Qué te pareció eso mi buen amigo?”

El hombre le respondo “si que eres bueno con las piedras, pero ahora veremos si eres tan fuerte ayúdame a cargar ese roble”.

El sastresillo muy astuto le dijo que el cargara el tronco mientras el le ayudaba con el copo sabiendo que aquel hombre llevaría todo el peso en sus hombros.

Mientras iban caminando el sastresillo brincaba por encima de las ramas, silbando y en ocasiones se sentaba en las ramas si que su amigo se fuera cuenta también lo iba cargando.

Llegó el momento en el que su amigo se canso tanto que le dijo soltaré este tronco ya no puedo más ten cuidado.

El hábil sastresillo corrió hasta el tronco y lo sostuvo con sus dos brazos, diciéndole a su amigo tan grande y fuerte que te vez y no puedes con este tronco cargar esto es como un juego de niños.

Su amigo quedó asombrado de como lo cargaba así que decidió seguir el camino pero en esta ocasión los dos cargaban el tronco, en su camino se encontraron un árbol de mandarinas.

Aquel hombre que era un gigante tomo una rama y se la dio en la mano al sastresillo, en ese momento el gigante soltó el tronco y el sastresillo de un brinco llegó a lo más alto del árbol.

El gigante le pregunto que no puedes tú solo con el tronco, el astuto sastresillo le respondió no es que no pueda pero vienen unos cazadores haca acá así es que sube al árbol  o te encontraran.

El gigante era tan pesado que solo logro colgarse de las ramas y así una vez más el sastresillo había ganado de nuevo, el gigante le dijo ya que eres muy valiente te invito a pasar una noche en mi cueva.

Al llegar a la cueva el sastresillo vio que en aquel lugar todos eran gigantes los cuales tenían un borrego casa uno comiéndoselo al sastresillo le dio miedo ya que el era un simple e indefenso enano al lado de ellos.

Su amigo el gigante le señalo una cama y le dijo que ahí podía descansar para que al otro día fueran a cazar algo para comer, aquel sastresillo sentía la cama muy grande para el.

Por lo que se acomodo en un rincón de aquella cueva, pasando la noche el gigante tiro un pedazo de hierro sobre la cama y dijo con esto me deshago de aquel hombre que se la paso burlándose de mí todo el día.

 Al amanecer el sastresillo salió de la cueva a buscar un poco de comida, los gigantes de aquella cueva ya ni se acordaban de el.

El Sastresillo Valiente

Cuando de pronto escucharon un silbido y vieron que era el que venía muy contento hacia  ellos, los gigantes se espantaron y comenzaron a correr casa quien para su lado pensando que el sastresillo los iba a matar.

El sastresillo siguió su camino y al sentirse tan cansado se quedó acostado en los matorrales muy cerca de un castillo de guerrero.

Al medio día que los guerreros salieron a caminar lo vieron tirado y pensaron que iba a buscar guerra , pero por la leyenda que traía en su cinturón creyeron que era un buen hombre.

El cual podía unirse a ellos por si en algún momento necesitaban resguardar a su rey, así que corrieron hasta el castillo y se lo hicieron saber al rey, el cual pidió se lo llevarán.

Así los guerreros fueron hasta el sastresillo diciéndole que los acompañe que el rey quería verlo el accedió tal llegar con el rey hizo una reverencia y le dijo aquí estoy para servirle a usted mi rey.

Yo venía a ponerme a su disposición solo que se me acabó la comida y el agua y quedé tan agotado que me dispuse a descansar un rato antes de llegar con ustedes.

El rey mando pedir un buen plato de comida para aquel hombre y una copa de vino, y le dijo desde ahora nada te faltará serás parte de mi gente.

Los demás guerreros comenzaron a tenerle miedo, no le hablaban pues decían que si hacían algo que no le gustará podía acabar con ellos de un golpe e iba s terminar con siete y así hasta que se quedará el solo, por lo que decidieron hablar con su rey y le pidieron que los dejara irse de aquel castillo ya que le tenían miedo al nuevo hombre que ahora era parte de ellos, el rey pensó que no podía perder a todos sus guerreros por uno solo, pero no sabía cómo decirle que se tenía que ir ,ya que también le daba miedo el saber que podía matar a siete de un solo golpe.

El rey mando llamar al sastresillo y le dijo que tenía un misión para el que ya que era tan valiente lo iba a mandar a dónde había dos ogros los cuales siempre robaban y hacían el mal.

Nadie se les puede acercar ya que en cuanto están junto a ellos los aplastan y terminan con sus vidas, si tú logras terminar con esos ogros yo te doy la mitad de mi reino.

Y te doy a once de mis guerreros para que estén a tu servicio, el sastresillo dijo que no era tan difícil para un hombre como el esa misión por lo que acepto.

El sastresillo se dispuso a ir por aquel bosque para encontrar a los ogros y al llegar al lugar donde se encontraban.

Les pidio a sus acompañantes se quedarán ahí que él iba a entrar solo que si los necesitaba el les chiflaria para que fueran a ayudarlo.

El sastresillo empezó a buscarlos hasta que los vio debajo de un árbol durmiendo a los dos ogros , así que junto piedras y subió al árbol y comenzó a tirarle piedras a uno de ellos.

Al principio no sentía pero después de  cinco piedras despertó muy enfurecido y le digo al otro ogro “¡ Por qué me estás pegando!”

El ogro le respondió “yo no te hice nada seguro estabas soñando” se voltearon los dos y siguieron durmiendo, en esta ocasión el sastresillo tiro piedras al otro ogro.

Por lo que el despertó más enfurecido despertando al otro y dice lo por qué me tiras piedras le respondía que no, así discutieron un rato pero como estaban muy cansados decidieron cerrar los ojos y se durmieron de nuevo.

El astuto sastresillo siguió con su juego peligroso pero está vez les lanzó piedras más grandes la cual le cayó en todo el pecho a uno de los ogros, por lo que ya no le gustó y despertó golpeando a su compañero.

Así estuvieron ambos ahora peleando un rato, hasta que los dos arrancaron los árboles y comenzaron a pegarse con ellos y así fue como murieron el sastresillo desde lo alto del árbol veía toda la pelea.

Cuando por fin vio que ninguno se movía decidió bajar y con una espada corto el pecho de casa uno de ellos, salió de aquel bosque muy contento.

Y silbando diciéndole a los demás guerreros que había terminado con aquellos ogros que jamás iban a volver a hacer daño.

Le cuestionaron el como había podido terminar con ellos, por lo que contestó que le costó trabajo ya que los ogros habían arrancado varios árboles para defenderse.

Pero que eso no había impedido que terminara con ellos un hombre que de un solo golpe mata a siete .

Los guerreros decidieron entrar al bosque para ver si era cierto y si los ogros estaban tirados en un charco de sangre y junto a ellos los árboles que habían arrancado .

Cuando llegaron al castillo el rey no lo podía creer y le dijo al sastresillo que antes de que le diera lo que le había prometido tenía que termina con un unicornio que se encontraba del otro lado del bosque.

El cual estaba terminando con los animales de ese lugar, el sastresillo respondió que eso era muy fácil, así que tomo una hacha y se dirigió hacia el lugar.

De nuevo les pidió a los guerreros que lo esperaran fuera del bosque y el se fue adentrando poco a poco, comenzó a buscar al unicornio y al verlo empezó a hacerlo que lo siguiera,

Hasta que el unicornio chocó con un árbol  y quedó incrustado su cuerno así el sastresillo con el hacha corto el cuerno de aquel árbol ató el cuello del unicornio y lo llevo arrastrando hasta la entrada de ese bosque.

Se lo presento al rey pero este le puso una última misión tenía que atrapar a un jabalí el cual está acabando con la comida del reino.

Así que le dijo el rey al sastresillo si está matas al jabalí yo te entrega los que acordamos la mitad de mi reino, el sastresillo acepto y junto con algunos cazadores fue hasta el lugar donde se encontraba.

Pero de nuevo les pido se quedarán alejados los cazadores aceptaron ya que en diferente ocasiones el jabalí había echo daño en ellos.

El sastresillo entro cuidadosamente y cuando el jabalí lo vio fue sobre él, el sastresillo corrió lo más rápido que pudo hasta que llegó a un pequeña choza el la cual entro por la puerta y salí ágilmente por la ventana.

El lugar era tan pequeño que el jabalí no pudo salir de ahí por más que se aventaba sobre el lugar lo único que logró fue que sus hocico quedará clavado en un oyó.

En ese momento el sastresillo tomo su hacha y le dio en su espalda el jabalí callo muerto a sus pies, y así todo victorioso salí de aquel lugar llevando al jabalí arrastrando detrás de el.

Los cazadores quedaron muy asombrados ya que jamás algún lo había podido lograr, cuando llegó hasta el rey este no tuvo otra opción más que darle lo que había prometido.

El sastresillo ahora ya tenía un reino y gente a su servicio, un día el sastresillo se quedó dormido y uno de los guerreros del rey lo escucho que entre sueños decía que era un sastresillo que aún no terminaba el pantalón y la chaqueta.

Este guerrero corrió a decirle al rey por lo que planearon terminar con el esa misma noche, uno de los peones del sastresillo escucho todo y corrió a decirle.

Pero como el sastresillo era tan astuto que planeo como todos podían huir de aquel lugar y convertirse el en el único dueño.

Así que esa noche no durmió y cuando se acercaron los guerreros del rey comenzó a decir hey si tú terminas de coser ese pantalón y esa chaqueta por qué ya sabes que yo he matado a siete de un solo golpe.

También mate a dos ogros, un unicornio  y un jabalí así que apresurese  o quedarán muerto como los guerreros del rey.

Estos al escucharlo hablar les dio miedo corrieron hacia donde está el rey y decidieron irse de aquel lugar antes de que el sastresillo terminará con ellos.    Y así fue como aquel simple sastresillo terminó siendo el rey.

El Sastresillo Valiente

Leave a Reply