La bella y la bestia

La bella y la bestia

Conoce el cuento de La bella y la bestia

El día de hoy te voy a platicar el cuento de La bella y la bestia, un cuento clásico que nos enseña a apreciar a las personas por su interior.

Había una vez en un lejano bosque una familia la cual estaba formada por tres hermanas dos hermanos y su papá estopa era una persona que tenía mucho dinero por el cual tenía una casa muy bonita.

Todos ellos vivían muy felices era una familia muy bonita pero la hermana menor de esa familia era más hermosa que las demás por lo cual apodaban a la niña Bella.

Esa bella niña era muy bondadosa y generosa con las personas que vivían cerca de ella; siempre le gustaba ayudar.

Al contrario de sus hermanas ella siempre se la pasaban con la gente de la realeza en fiestas en vestidos muy caros que le pedía más papá que los pagar.

A Bella niña le gustaba leer mucho por lo que sus hermanas se reían de ella le decían que eso no le serviría de nada ya que ellas tenían mucha riqueza de sobra, a la bella niña nada de esto le importaba.

Sus hermanos era una hombres muy trabajadores por lo  cual todas las muchachas de aquel pueblo querían con ellos pero ellos no les hacían caso  pues querían seguir estando al lado de su padre  y hermanas.

Un día las hermanas de Bella asistieron a una fiesta en la cual les pidieron sus mano, ellas no aceptaron pues decían que eran muy poca cosa para ellas.

La bella y la bestia

Ellas  querían un príncipe o duque a su lado, pues decían ser las más hermosas de aquel lugar y merecían eso y más ya que tenían muchas riquezas.

La bella niña fue creciendo y al ser toda una joven se puso más bonita y ahora todo solo le llamaban Bella.

Cuando se ella se le acercaba los jóvenes para cortejarla, era muy amable siempre las trataba bien pero les decía que aún era muy joven para casarse.

Un día aquel hombre que era tan rico comenzó a perder sus riquezas hasta que solo les quedó una pequeña casa en el campo, el padre de ellos les platico la situación y bella muy consiente acepto irse a vivir a aquel lugar.

Por  su parte las hermanas se negaban a hacerlo diciendo que ellas necesitan seguir viviendo en ese lugar pues no encontraban un buen  marido que viera por ellas.

Pero ya nadie se fijaba en ellas, pues su arrogancia las hacia unas personas despreciables.

Poco a poco la gente se fue dando cuenta que ya no tenían riquezas y eso les daba gusto pues su prepotencia hacia que nadie se acercará a ayudarlas, pero con Bella siempre fue diferente  ya que ella siempre trato bien a todos.

En aquel pueblo siempre ayudaron a Bella algunos le regalaban comida para ella y su padre y otros le daban trabajo.

A pesar de que Bella ya no tenía riquezas muchos seguían  cortejandola, diciéndole que no importaba que ya no tuviera riquezas, que ellos creían por ella y su padre.

Bella no aceptaba, ya que sabía que si se casaba con alguien de ellos tendría que dejar a su papá en aquella casa del bosque solo.

Ya que sus hermanos se habían ido a otro pueblo a trabajar y sus hermanas no se hacían  cargo de el,  ya que era un pobre anciano sin fuerzas ni riquezas.

Bella en aquel lugar se paraba muy temprano para sembrar en sus tierras atender a su papá, hacer los quehaceres de su casa, como lavar, planchar hacer de comer y por las tardes se dedicaba a arreglar ropa de las vecinos y a leer que era lo que más le gustaba.

La bella y la bestia

Un día le  llegó una carta avisándole al papá de bella que tenía una pequeña herencia que podía ir a cobrar al pueblo, aquel hombre se ilusionó  tanto que tomo el único caballo que tenía  y se fue a pelear lo suyo.

Mientras tanto las hermanas de Bella se pusieron muy contentas y se imaginaron de nuevo en medio las riquezas; por su parte Bella no quería las riquezas solo quería  tener la biblioteca que tenía en aquella casa.

Cuando aquel señor llegó al pueblo a reclamar su nueva herencia le dijeron que no había nada para el que ya era tarde para reclamarla.

El padre de Bella se regresó muy triste pues no había podido llevarle a sus hijos riquezas de nuevo.

En el camino para casa comenzó a llover tan fuerte que pronto se convirtió en una tormenta la cual hizo que padre de bella se perdiera en medio del bosque.

Su caballo muy espantado se puso a cabalgar tan rápido que llegó un momento en que el padre de bella cayó del caballo.

Al día siguiente el caballo llegó a casa de Bella solo, ella se preocupo mucho y comenzó a buscar a su papá en las cercanías de su casa.

Pasaron tres días y no sabían nada de el, sus hermanas solo se preocupaban por qué no podían de nuevo comprar cosas caras, Bella se preocupaba por qué no sabía nada de su padre.

El padre de Bella se encontraba en una casa la cual le había ayudado el hombre de esa casa le decía que si gustaba lo llevaba a su casa.

El señor no recordaba nada solo que tenía una hija que era muy buena persona y por eso mismo le apodaron Bella.

Con tanto que le platicaban a el de Bella se enamoro de ella y el día que la conoció se dio cuenta que si era muy bella tanto por dentro como por fuera.

Bella le agradeció por haber cuidado de su padre, pero el joven al ver que  era muy generosa bella le pidió se casara con él, Bella accedió pues quería ayudar a su papá a vivir bien.

La bella y la bestia

Bella se casó con aquel joven y lo único que ella le pedía era que siempre le regalan libros pues era lo que más le gustaba.

Un día llegó el esposo de Bella con un ramo de rosas blancas, Bella las cuidaba mucho por lo que pronto comenzaron a crecer cada día más hasta que bella tuvo un jardín lleno de ellas.

Todos le preguntaban cómo lo había hecho pues era muy difícil que en aquel lugar se dieran, ella les decía que solo les había leído todos sus libros que tanto le gustaban.

Dale clic a estos enlaces para seguir leyendo más cuentos:

Leave a Reply