Los tres cochinitos

Los tres cochinitos

Cuento de Los tres Cochinitos.

Había una vez Los tres cochinitos que vivían en medio del bosque, los cuales eran muy trabajadores y vivían en una pequeña cabañita y el día de hoy te contare un cuento que te encantara.

Los tres cochinitos en sus tiempo libres tocaban instrumentos musicales uno tocaba la flauta, otro la guitarra y el último el violín.

Un día el lobo se acercó tanto a su cabañita que le dio miedo y decidieron casa uno construir una casa.

Tal vez te interesen estos cuentos.

Uno de ellos dijo yo haré mi casa de paja ya que será muy rápido unirlas y me quedara tiempo de tocar la flauta y así fue como poco a poco construyó su casita.

El segundo cerdito decidió hacer su casita de madera pues ya había visto que había bastante madera cerca del bosque, fue a recolectarla y comenzó a construir su casa.

Cuando por fin termino de sentó a fuera de ella a tocar su guitarra, por su parte el tercer cerdito había decidido hacer su casa de ladrillo pues decía que sería más resistente y que podría poner una chimenea.

Se sentaría a tocar el violín.

Con la que podría cocinar algo muy rico y por la noche se sentaría al lado de la misma a tocar su violín.

Y así fue poco a poco fue construyendo su casa la cual le costaba más trabajo pues no tenía quien le ayudará pasaron varios días y mientras sus hermanos tocaban sus instrumentos y jugaban afuera de sus casas.

El seguia construyendo la suya, pero llegó el día en el que por fin termino su casa.

Así que decidió cocinar unas bellotas y sentarse al lado de su chimenea a tocar el violín se escuchaba tan lindo que sus hermanos se asomaron por las ventanas.

El los invito a  pasar y así pasaron toda la noche cantando y disfrutando.

Un día llegó un gran lobo a ese bosque todos los que vivían ahí le tenían miedo pues decían que en el bosque más cercano a ellos se había comido a todos los animalitos que pudo.

los vigilaba el lobo

Era la que le avisaba a los cochinitos.

Solo había quedado una paloma blanca  que era  la que les estaba avisando, los tres cochinitos decían que no le tenían miedo que iban a juntar víveres y se quedarían dentro de su casa hasta que se fuera.

Y así fueron al bosque trajeron mucha comida y cada uno se fue a su casa.

Cuando de pronto un día aquel lobo llegó a las casas de los cochinitos veía tan tranquilo aquel lugar que pensó que era un buen refugio para que nadie sospechara que el andaba por ahí.

Todas las mañanas el lobo caminaba por aquel bosque para cazar a sus presas, como los cochinitos no tenían a que salir se quedaban en casa, comían, y tocaban sus instrumentos.

el lobo y los tres cerditos

El lobo andaba fuera.

Al caer la noche leían un libro y se dormían, el lobo que andaba fuera llegaba solo a dormir así pasaron varios días.

Hasta que un día el lobo comió tanto una tarde que al regresar a dormir se quedó tirado de lo lleno que iba de tanto comer y se quedó en medio de la casa de paja y de madera.

Al amanecer los cochinitos desayunaron y a medio día como de costumbre tocaron cada uno su instrumento desde su casa.

Aquel ruido hizo que el lobo despertara y se diera cuenta que había tres cochinitos, por lo que planeo como comérselos.

Lo primero que pensó fue en cuanto salgan de sus casa me los comeré, los cochinitos no tenían a que salir pues tenían demasiada comida en sus casas.

Los tres cochinitos en la granja

El lobo esperaba que salieran.

El lobo paso así varios días esperando a que salieran y como fue así, decidió hacer otro plan así que pensó en ir y tocar a la puerta y pedirles algo de comida.

Pero eso tampoco le funcionó los cochinitos no abrieron  la puerta, así que pensó un tercer plan el cual era disfrazarse de cerdito e irnos a buscar para jugar con ellos.

Y claro este plan si le funcionó pues los cochinitos se pusieron muy contentos al verlo los tres salieron a jugar con ellos mientras el lobo pensaba como comérselos.

Jugaron por varios días hasta que llegó el día en que al lobo se le olvidó ponerse el disfraz, los cochinitos al ver que había un lobo cerca de ellos gritaron de miedo y se metiendo a sus casa.

  • El lobo les dijo pues como ya me descubrieron les diré si me los quiero comer y lo haré así que cuídense, los cochinitos muy miedosos se quedaron dentro de su casa.
  • El lobo de nuevo que ponerse a pensar que era lo que iba a hacer para comérselos.
Los tres cerditos jugaban.

Así que está vez fue y les gritó que se los comería con todo y sus casas, los cochinitos le dijeron que no podría.

El lobo trato de comerse la casa de ladrillo era tan dura que solo consiguió que se le cayeron dos dientes.

Sabía que ese plan no funcionaria pues no era tan inteligente para pensar que las otras dos casas eran de materiales más suaves.

Por lo que sabía que tenía que tener otro plan, un día había un viento muy fuerte en el bosque por lo que se llevó el techo de la casa de paja.

En ese momento el lobo se le ocurrió que si le soplaba a la casa de paja iba a poder comerse al cerdito de esa casa.

Y así fue el lobo se acercó a la casa y le dijo al cerdito soplarle y soplarle y tú casa derrumbarse y después te comeré, al cerdito le dio tanto miedo y el lobo comenzó a soplar y a soplar.

Hasta que quedó sin casa el cerdito, el cual corrió muy rápido y pudo entrar por la ventana de la casa de su hermano la que era de madera.

El lobo se enojo tanto que fue y les dijo soplarle y soplarle y su casa derrumbare y después me los comeré.

El segundo cerdito estaba tan seguro que su casa no la podría derrumbar que se rio de el, aquel lobo soplo en varias ocasiones pero no podía derrumbar la casa

Así que prefirió ir a dormir y a la mañana siguiente fue a cazar más animales y tomar fuerza, así fue y al atardecer regreso y soplo tan fuerte que aquella casa quedó destruida.

Los cochinitos muy espantados salieron corriendo a casa de su hermano la cuela estar ha de tabiques, por fin estando dentro le contaron a su hermano lo que había pasado.

El les dijo que se podían quedar en ese lugar pero que si hubieras echo una casa como la de el jamás les habría pasado nada.

-el lobo muy enojado se acercó a la casa y grito ahora me la  pusieron más  fácil, estando los tres juntos será más fácil comérmelos.

Los cochinitos les dio tanto miedo pero recordaron que esa casa jamás los podría derribar pues tenía muchos tabiques y cemento.

El lobo comenzó a soplar y vio que no podía así que decidió irá cazar de nuevo para poder acabar con ellos realizó la caza de animales por tres días.

Y el cuarto día fue a soplar la casa la cual no se movía ni tantito por lo que sabía que tenía que tener un plan.

La mama de los cerditos.

Se dio cuenta de la chimenea.

Pensó tanto que al estar vigilando la casa por tantos días se dio cuenta que había un hoyo en lo alto de la casa.

Así que floto sus manos y dijo. Pobres cerditos ya les llegó su día después de hoy nadie sabes de ellos.

Subió ágilmente por la pared hasta llegar a lo alto se metió poco a poco en el y cuando cayó estaba un caldero enorme con agua hirviendo por lo que quedó al instante todo quemado.

Los cerditos al escuchar que alguien lloraba se acercaron rápidamente y vieron que era  el lobo.

Y lo ayudaron a salir del agua lo curaron y le pidieron que se fuera de ese lugar pues era muy peligroso para ellos.

El lobo les agradeció lo que habían echo por el, y se fue muy contento no sin antes decirles que muchas gracias que no pensó que le ayudarán a curarse ya que el les había echo mucho daño.

Leave a Reply